Fintech

Por qué América Latina está prevista para ser el próximo destino de las más importantes fintechs

América Latina es el hogar de una de las poblaciones no bancarizadas más grandes del mundo, con hasta el 70% de los latinoamericanos sin acceso a los servicios bancarios tradicionales.

Foto: BBVA

El ecosistema Fintech de América Latina, creció a una velocidad y agilidad dos veces mayor en comparación a otras regiones del mundo, duplicando su tamaño en cuestión de tres años desde 2019, donde para el 2021 había 2482 plataformas fintech establecidas, lo que llevó a un crecimiento total del 112% desde el 2018 hasta el 2021.

Continuando con este crecimiento de las startups, con 23 unicornios nacidos en el mismo año, lo que ha llevado a un sector tecnológico acelerado que se espera que se multiplique por diez en la próxima década. 

El impulso en la inversión también ha seguido naturalmente el ejemplo con los capitalistas de riesgo financiando un récord de 15.000 millones de dólares en fondos para startups de América Latina en 2021. Esto fue el triple de los fondos recaudados en 2020.

Con negocios en auge y progreso tecnológico, le siguen el capital y la innovación, dos ingredientes clave que constituyen una receta para el éxito en las fintech.

Pero LatAm también se está poniendo al día en ciertos aspectos en comparación con regiones más desarrolladas. Es importante recordar ciertas advertencias y las medidas para abordarlas, a fin de garantizar la sostenibilidad de la región para establecerse como una de las mejores en la industria fintech.

La adversidad genera innovación

América Latina es el hogar de una de las poblaciones no bancarizadas más grandes del mundo, con hasta el 70% de los latinoamericanos sin acceso a los servicios bancarios tradicionales. ¿El resultado? El 80% de las transacciones en la región aún se realizan en efectivo.

Esto se debe a que gran parte de la población de latina todavía vive en áreas rurales que siguen siendo algo inmunes al avance tecnológico. Como dicen «fuera de la vista, fuera de la mente«, y para que las personas se sumen a cambiar sus formas transaccionales, será necesaria una guía.

Hay varias startups pioneras que están abordando este llamado a la acción en sus propias formas innovadoras para conectar a la población, los bancos y las empresas de LatAm.

La fintech mexicana Bankaya, por ejemplo, adopta un enfoque que prioriza a los humanos, ayudando a los mexicanos a comenzar a operar. Acuñada como una plataforma de Banca como Servicio (BaaS), la compañía instala quioscos llenos de tarjetas de débito en lugares como supermercados y centros de vacunación para alentar a los no bancarizados a tener y confiar en las tarjetas de débito.

“Los desatendidos necesitan mucha ayuda, alguien frente a ellos que les explique cómo usar una tarjeta, por ejemplo, o cómo enviar dinero a la familia”, dijo el fundador y director ejecutivo de Bankaya, Mauricio Cordero. “Estamos trabajando con el cliente verdaderamente no bancarizado, por lo que se trata de generar confianza y educación financiera”.

Una vez que las personas tienen una cuenta, la fintech trabaja para educarlos sobre las formas de la banca digital e incluso está vinculada a Chedraui, uno de los minoristas más grandes del país, para devolver el 5% de las compras. Esto no solo brinda a las personas incentivos para usar sus tarjetas, sino que también ayuda a fortalecer la demografía que no ha podido lograr la libertad financiera con la banca tradicional.

Otra fintech, que adopta un enfoque alternativo, es Prometeo, una de las plataformas de banca abierta (Open Banking) más grandes de toda América Latina, con sede en Uruguay. Proporcionan un único punto de acceso a 101 conexiones bancarias en 10 países.

A través de sus interfaces de programación de aplicaciones (API) propietarias, Prometeo crea productos 100 % digitales para las instituciones financieras que son más relevantes para las necesidades de la región. Su objetivo es sentar las bases necesarias para respaldar el mundo de las finanzas digitales de LatAm conectando a clientes, bancos y empresas sin problemas.

“Los efectos colaterales de la exclusión financiera y las poblaciones no bancarizadas o insuficientemente bancarizadas obstaculizan directamente a las empresas en diversos grados”, dijo Ximena Alemán, cofundadora y codirectora ejecutiva de Prometeo. “Las pequeñas y medianas empresas (PYME) se ven especialmente afectadas”.

Con las empresas más pequeñas beneficiándose de los productos y servicios innovadores de las fintech, los pagos en tiempo real serán una realidad en LatAm. Si una persona puede pagar su factura de servicios públicos desde su teléfono o computadora personal en lugar de tener que caminar varios kilómetros para hacer pagos en efectivo, el sector progresará a pasos agigantados.

Demanda de digitalización

Con un estimado de 13 millones de personas en América Latina que realizaron una transacción en línea por primera vez el año pasado, la región está demostrando un progreso en la adopción de transacciones digitales. 

Además, las infraestructuras nativas digitales en LatAm son una oportunidad para generar experiencias altamente personalizadas, lo que permite que las fintech innoven de maneras imprevistas y crezcan a un ritmo exponencial.

“La mentalidad digital de la escena fintech de la región latina es de colaboración y no de competencia. Pero todavía hay algunos jugadores, como las instituciones bancarias tradicionales, en las trincheras con una perspectiva económica pasada de moda”, continuó Alemán. “Hoy el problema no son los retos tecnológicos o transaccionales, sino romper los viejos modelos de sistemas cerrados”.

Según un estudio, el rápido crecimiento de las fintech en LatAm se debe en realidad a la creciente demanda de servicios que no están cubiertos por las instituciones financieras tradicionales, sumado a la mayor necesidad de digitalización desde la pandemia y algunos cambios regulatorios.

De hecho, la adopción de pagos con tarjeta ya estaba en aumento antes de la pandemia. En 2019, el volumen de transacciones con tarjeta creció un 22% año tras año, y ese crecimiento ha aumentado a un ritmo acelerado desde entonces.

Actualmente, los usuarios y clientes están navegando por cambios en múltiples ofertas de servicios y productos, y esto significa que los hábitos de consumo son cada vez más variables”, dice Alemán. “Por ello, las empresas deben estar preparadas para adaptarse a estas nuevas necesidades y evitar a toda costa quedar obsoletas”.

Cuanto más puedan las fintech latinoamericanas seguir construyendo puentes sobre las fallas socioeconómicas, más podrán catalizar la libertad de la población financieramente desatendida, demostrando la adecuación del producto al mercado y desencadenando un crecimiento masivo en la industria.

Cómo pueden subir de nivel las fintechs de América Latina

A pesar de la progresión significativa, hay algunas métricas clave que deben satisfacerse aún más dentro del sector fintech de LatAm. La infraestructura, los gobiernos que permiten el crecimiento tecnológico y más talento local son áreas que necesitan avanzar para que la región alcance su máximo potencial.

Hay una escasez notable de talento digital en la región, por lo que los programas de asistencia técnica y capacitación en habilidades digitales son más urgentes que nunca para las empresas”, dice Alemán. “Para que el panorama empresarial responda al nuevo contexto socioeconómico del mundo posterior a la pandemia, la educación tecnológica deberá estar más extendida”.

Esto podría materializarse si los gobiernos invirtieran más en sus sectores tecnológicos para proporcionar la infraestructura y la educación necesarias. O incluso podrían respaldar visas de nómadas digitales, que permiten a los trabajadores remotos ingresar a sus países y quedarse, impulsando tanto la economía local como el talento.

En segundo lugar, para que las fintech continúen desarrollándose, el acceso a la información financiera de forma automática y estandarizada deberá convertirse en la norma.

Otra necesidad siempre presente es el acceso a infraestructura tecnológica que permita a las empresas crecer y mejorar sus procesos”, concluyó Alemán.

Esfuerzos como estos ayudarán a corregir las disparidades en el mundo de las finanzas de América Latina, lo que ayudará a superar cualquier obstáculo en el camino para la carrera de la región hacia el primer puesto en el ecosistema fintech. América Latina está llena de oportunidades y valor para conectar mercados, mentalidades y redes para actualizar drásticamente las ofertas financieras.

Divulgación: Este artículo contiene un cliente de la cartera de Espacio.

Considera unirte a nuestro FanPage
Comentarios

Es Tendencia

Volver