Emprendedores

3 hombres que alcanzaron el éxito en su gran maduréz

En la actualidad se volvió un tanto común encontrar casos de jóvenes millonarios, personas que a poca edad lograron desarrollar negocios exitosos y que de repente se los convirtió en hombres como dinero en los bolsillos.

Esta tendencia se ve marcada por el tema de las Startups, empresas tecnológicas que tienen un crecimiento acelerado y que logran tener éxito en relativamente poco tiempo, es por ello que el ver jóvenes emprendedores exitosos, hoy en día se volvió algo tan común.

Esta tendencia hizo que muchas personas crean erróneamente que se debe de ser joven para emprender y alcanzar el éxito, pero la realidad es otra y para corroborar lo que estamos afirmando, te vamos a mencionar la historia de 3 grandes hombres que lograron tener éxito en sus emprendimientos a una edad un poco adulta.

1- Harland David Sanders – Kentucky Fried Chicken

La historia de Colonel Sanders es muy interesante y es que ¿quién no ha comido pollo de KFC? Desde pequeño se vio obligado a vivir situaciones un poco bruscas para su edad.

Cuando era muy niño perdió a su padre, seguido de esto tuvo un padrastro que se portaba algo mal con él. Los malos tratos eran pan de cada día para este emprendedor.

Al crecer fue despedido de multiples empleos, finalmente al ser contratado en una gasolinera se empezó a volver famoso porque en sus ratos libres cocinaba pollo para vender, su receta poco a poco fue ganando popularidad.

A sus 62 años logró que por primera vez que su marca fuera franquiciada, lo que se convierte en la actualidad en cerca de 20.000 locales en 118 diferentes paises

2- Robert Noyce, Intel

 

El mundo de la tecnología computacional hoy tiene una gran historia gracias a lo que compañías como Intel han logrado desarrollar. Si bien estamos hablando de la más grande empresa desarrolladora de procesadores en el mundo, igualmente es probable que no hubieses escuchado hablar antes de ella. Pero lo que sí tienes que saber, es la historia del hombre que hay detrás de la fundación de esta gran compañía.

Era el año de 1.957 cuando Noyce después de terminar su doctorado en el MIT y haber conseguido su primer trabajo, decide renunciar con otros 7 empleados de la misma empresa para fundar su propia compañía. Esta compañía se llamó Fairchild Semiconductor Corporation y si bien tuvo éxito, en realidad no era lo que Noyce quería para su vida. Él quería desarrollar un producto que cambiara el mundo, ser el capitan de una empresa que se conociera a nivel mundial.

En ese entonces y con 41 años, él y Gordon Moore (una de las 7 personas con las que había fundado Fairchild) decidieron abandonar la empresa para fundar una nueva en donde sólo estuvieran ellos 2 y pudieran alcanzar lo que tanto querían. Ese fue el inicio de Intel, la gran Intel.

3- Reid Hoffman – LinkedIn

Posiblemente ya tengas en mente lo que es LinkedIn, la red social de perfiles profesionales es todo un hit a nivel mundial. Mucho más que eso, tenemos que mencionar un dato muy interesante que posiblemente pueda dar luz a muchas personas de comprender las dimensiones de esta empresa: Durante mucho tiempo el precio de las acciones de LinkedIn en la bolsa superaban por mucho las acciones de Facebook, sí, de Facebook la empresa que muchos ven como la gallina de los huevos de oro.

Hoffman pertenecía al grupo de personas que en su momento fundaron Paypal (luego de fracasar en proyectos personales). Luego de que Paypal fue vendida a eBay Hoffman decidió trabajar en una idea que venía desarrollando hacia varios años. Fue entonces y con 43 cuando lanzó al mercado lo que hoy conocemos como LinkedIn.

Esta es sin duda una muestra más de que en realidad se puede, se puede bajo cualquier circunstancia, se puede sin importar los problemas y sobretodo se puede sin importar la edad

Considera unirte a nuestro FanPage
Comentarios

Es Tendencia

Volver

¿Quieres triunfar

COMO EMPRENDEDOR?

¡Es gratis!

REGÍSTRATE HOY

¡GENIAL!

¡Bienvenido!

Revisa ahora mismo tu correo electrónico

Te hemos enviado un mensaje para

confirmar que esté correcto.