Entrevistas

Este emprendedor creó un sistema que funciona con energía solar y mejora la calidad de vida de las comunidades indígenas

Lëmnec Tiller Avellaneda, es un emprendedor colombiano descendiente de la comunidad indígena Wayúu, un pueblo indígena que habita la península de la Guajira, la parte más nororiental de Colombia.

Es Ingeniero Mecatrónico y desde el año 2016 y mano a mano con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, una iniciativa impulsada por las Naciones Unidas; creó Wayuuda, fundación que tiene por objeto social el mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades en situación de vulnerabilidad.

En 2018 diseñó e implementó un sistema de bombeo solar automatizado el cual abastece a más de 3000 personas con agua subterránea. Para el 2020 ha instalado 3 prototipos con los que fue seleccionado por la Presidencia de la República de Colombia como representante al Premio al Talento Jóven, escogido como Embajador de One Young World en Londres. 

Ganador de la Iniciativa por los Jóvenes Comprometidos de Nestlé-UNESCO-Ashoka en Buenos Aires 2019 y 2020. También fue seleccionado por el MIT Technology Review como Humanitario del Año y uno de los 35 jóvenes innovadores de Latinoamérica menores de 35.

Lëmnec Tiller Avellaneda, fundador de Wayuuda. Foto por: Karin Tanner

Soy Emprendedor, tuvo la oportunidad de hablar con Lëmnec y esta es su historia:

¿Cuándo decide ser emprendedor y cuál fue su primer emprendimiento?

Decidí generar este emprendimiento social llamado Wayuuda a la edad de 24 años. Al ser descendiente del pueblo indígena Wayúu he tenido la oportunidad de evidenciar estas problemáticas en carne propia y experimentar la crudeza del día a día del hombre y mujer rural en el desierto de la Alta Guajira donde su diario vivir se ve marcado por factores como el cambio climático, la sequía extrema, los conflictos entre grupos al margen de la ley y el olvido gubernamental que son caldo de cultivo perfecto para ubicar a este grupo étnico como uno de los más vulnerables del planeta. 

Según la última encuesta gubernamental sobre nutrición, realizada en 2015 el 77 % de las familias indígenas de La Guajira están afectadas por la inseguridad alimentaria; es decir, que no cuentan con un acceso seguro y permanente a alimentos de calidad en cantidades suficientes para una vida saludable y activa.

¿Cuándo nace Wayuuda y por qué nace?

Wayuuda nace a raíz de la inconformidad con el sistema, a raíz de la ausencia de mínimos vitales en comunidades vulnerables de nuestro territorio nacional. Desde 2016 junto a 5 personas Wayúu y “Arijunas” (no wayúu) nos pusimos a la tarea de comenzar a impulsar ese cambio positivo en las comunidades rurales de la Alta Guajira, nuestra piedra angular fue la construcción de la Escuela Majayütpana, con la que hemos venido creando líderes y atendiendo a más de 100 niños y niñas anualmente, brindando herramientas para el fortalecimiento de comunidad basado en la preservación de la herencia cultural, el respeto mutuo y la proyección a la ciudadanía global.

A partir de nuestro primer año de servicio, hemos pasado de una mentalidad en un principio guiada hacia el asistencialismo hacia un foco completamente consolidado hacia la creación de entornos sostenibles pues le apostamos al empoderamiento comunitario como materia prima para alcanzar objetivos trazados.

¿Qué significa la palabra Wayuuda y cuál es su significado?

Con el ánimo de representar ese apoyo que brindamos las personas del interior del país guiado hacia el tejido social con las comunidades vulnerables, surge este juego de palabras entre Wayúu (pueblo indígena) y Ayuda, donde nuestros valores principales son pasión, innovación, preservación cultural, diversidad y resiliencia y tejido social. 

Cuéntame un poco sobre lo que hace su emprendimiento

Desde la Fundación Wayuuda hemos tenido como objeto social el mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades en situación de vulnerabilidad, y en especial la comunidad indígena Wayúu y su entorno, cuya existencia ha sido marcada por los altos índices en desnutrición, carencia de agua potable, analfabetismo, etc.  

Para dar solución a dichas problemáticas hemos implementado sistemas automatizados para abastecimiento de agua, proyectos productivos con basados en la agricultura y la ganadería, procesos de manufactura de artesanías, etnoturismo y la creación de una institución etnoeducativa piloto beneficiando a más de 500 niños y niñas; todo esto, como parte del laboratorio social cuyos pilares son: el impulso de la cultura, preservación de los ecosistemas y la generación de tejido social enfocado en la búsqueda de autosostenibilidad, pues instamos a estudiantes de universidades públicas y privadas del interior del país a que desarrollen allí sus proyectos de grado, guiándonos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y brindando acceso bilateral al conocimiento y la investigación, fortaleciendo los enlaces que nos une a nuestra historia y cultura.

¿Cuál fue la gran problemática que lo llevó a crear este sistema de acceso al agua?

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo calcula que en un día un indígena Wayúu consume aproximadamente tan solo 0.7 litros de agua, cifra que no asciende sino a una botella de agua personal diaria, asimismo,  el 97.7% de las comunidades rurales toman agua de fuentes contaminadas y por lo general son aquellos reservorios de agua al aire libre llamados “jagueyes” que solo se recargan en épocas de lluvia y su magnitud disminuye con el pasar de los días de verano. 

Todo este conjunto de factores que atentan contra la salud pública nos hizo enfatizar nuestros esfuerzos hacia la consecución de soluciones para el suministro continuo, autónomo y seguro al agua, dando paso al diseño e implementación de Sistemas de Bombeo Automatizado que utiliza paneles solares como fuente de energía no convencional con 0% uso de plastico y 0 emisiones de gases de efecto invernadero. 

Cada uno de los 3 prototipos instalados proporciona aproximadamente 4000 litros de agua por día, brindando acceso seguro y totalmente autónomo a cada comunidad indígena (Alakat-Majayütpana-Irrwuain) cuya población asciende a más de 3000 habitantes. 

El diseño e instalación de los sistemas fue realizado en total sinergia con las comunidades, quienes jugaron un papel fundamental en la prospección del agua pues son las mujeres de la comunidad quienes sueñan en donde se encuentra el agua y por ende la estructuración y construcción de los pozos artesianos, de aproximadamente 17 a 20 metros de profundidad y 2 metros de diámetro, se hace íntegramente a mano en la mitad del desierto rocoso de la alta Guajira colombiana, pues no se cuenta con fondos suficientes para llevar maquinaria para taladrado.

De esta manera, se fomenta un tejido social entre el conocimiento ancestral y los procesos tecnológicos de última generación como propuesta innovadora. La administración y mantenimiento está a cargo de personal capacitado de las mismas comunidades empoderadas, a quienes se les entregó un manual en español-wayuunaiki (su idioma nativo) de cada sistema instalado.

¿Cuáles han sido los principales obstáculos que ha enfrentado usted como emprendedor y el proyecto?

Como emprendedor me he enfrentado a distintos obstáculos a lo largo de mi trayectoria, pero el más frecuente y uno de los cuales la mayoría de nosotros afrontamos es la poca credibilidad y desconfianza, pues muchas veces nuestras ideas pueden generar controversia o pueden sonar desacertadas, siendo completamente válidas y con potencial, donde el factor común de estas primeras impresiones puede deberse a la complejidad que damos al expresar nuestros proyectos y la poca experticia en la comunicación de la idea. 

¿Qué tipos de apoyo ha recibido o que organizaciones han apoyado el proyecto?

Desde el desarrollo del primer prototipo de Sistema de Bombeo Solar Automatizado hemos logrado distintos reconocimientos nacionales e internacionales, según la Sociedad Colombiana de Ingenieros & ACOFI Wüin-Ka’i fue el segundo mejor proyecto de pregrado del 2019, así mismo en Fundación Wayuuda hemos sido ganadores de la Iniciativa por los Jóvenes Comprometidos Nestlé-UNESCO-Ashoka en la ciudad de Buenos Aires versión 2019 y 2020, ganadores del V Desafío del Agua PAVCO-WAVIN 2019, ganadores del premio al talento joven de la Presidencia de la República de Colombia en 2019 siendo partícipes de la Cumbre de Juventudes más grande del mundo: One Young World en la ciudad de Londres.  

Finalistas del Global Impact Challenge Colombia Summit 2018 de Singularity University, finalistas del concurso de innovación del grupo Bolivar Davivienda – Social Skin 2019. La Fundación Wayuuda también fue invitada por UNESCO Montevideo como organización participante de la Cumbre honorífica a los 70 años de esta Oficina en la región en diciembre de 2019. 

En 2020 hicimos parte de la campaña Nestlé Needs YOUth como representantes de Latinoamérica e hicimos participación en el conversatorio de SDG Action Zone, ILO New York y Microsoft: The Future of Work: Digital Skills and Decent Jobs for Youth, así mismo fuimos relatores invitados por ONU y Global Young Leaders Initiative en representación de Sudamérica.

¿Cuáles son los desafíos y obstáculos a los que nos enfrentamos para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible? 

Actualmente en el mes de diciembre de 2020 fui seleccionado por el MIT Technology Review como uno de los 35 jóvenes innovadores menores de 35 años e Innovador Humanitario del Año y en 2021 como uno de los 30 agentes de cambio menor de 30 años por Opportunity Desk. 

¿Cuáles son las proyecciones para los próximos cinco años?

En una primera fase estamos trabajando con comunidades indígenas Wayúu del resguardo indígena de la Media y la Alta Guajira, donde apostamos al tejido social creado entre los conocimientos ancestrales de los miembros de la comunidad en la ubicación y construcción de pozos artesianos y los procesos tecnológicos de última generación asociados a los proyectos de pregrado y posgrado de las universidades del territorio, quienes permiten alcanzar las metas propuestas de una manera bilateral con las entidades involucradas. Asimismo, se hizo uso de materiales disponibles en la región con el fin de no impactar negativamente el paisaje.

Hasta el momento hemos beneficiado a más de 3.000 personas de las comunidades indígenas de la península de La Guajira, nacionales y extranjeros (venezolanos), personas que se han reintegrado luego de estar en el conflicto armado que enfrenta este país desde hace más de 50 años. Para el 2023 planeamos incorporar al menos 10 soluciones de bombeo de agua con sus respectivos módulos de producción. En 5 años desde la Fundación Wayuuda hemos planeado abarcar dos naciones en una región común y beneficiar a más de 10,000 personas con los diferentes proyectos integrales, brindando acceso continuo, autónomo y seguro a los recursos hídricos y mínimos vitales. 

Para la fundación Wayuuda, es importante estar al tanto de los avances en la economía ecológicamente racional e inclusiva, actuando sobre las causas fundamentales de los desequilibrios, es decir, sobre los lineamientos económicos actuales no solo de producción y consumo. Esta nueva forma propuesta es más integral, también incluye distribución, uso del suelo, movilidad, turismo, ocio, que son ineficientes.

Considera unirte a nuestro FanPage
Comentarios

Es Tendencia

Volver